Etnias en Angola (Segunda parte)

Descubre todas las etnias y pueblos de Angola con la ayuda de Joao Baptista Matos. Joao Baptista de Matos nos muestra el origen y la historia popular de su pueblo a través de los siglos. Disfruta de los mejores relatos desde la época de la colonización, hasta la independencia del país, su guerra civil y Angola en la actualidad.

Los Mbundu

En la actualidad, es uno de los grupos étnicos más grandes e importantes de Angola. Naturales de la provincia de Luanda, al noroeste, cuentan con una población superior a los 3 millones de personas. Antiguamente, esta etnia perteneció a los Reinos de Matamba y de Kasanje.

Los Mbundu se dedican a la agricultura de subsistencia. Su sociedad ha sufrido la influencia de la cultura europea, pues es la etnia que más relación tuvo con los portugueses durante la época colonial. Su religión es el catolicismo, que adoptaron en el siglo XVII debido a la influencia europea. En la actualidad, la mayoría de los sacerdotes angoleños pertenecen a esta etnia.

Cuando los portugueses posaron sus ojos en el Reino de Ndongo cómo principal proveedor de esclavos, habían dos reinos Mbundu en el interior de la región de la actual Angola: Matambe y Kasanje. La historia de los Matamba no está muy clara antes del siglo XVII. En 1621, la Reina Nzinga (Jinga en portugués), hermana de un Angola Kiluanje, forzó una alianza con los portugueses para que reconocieran al Reino Ndongo cómo una monarquía independiente, sellando el pacto con su ayuda para expulsar de la zona a los Imbangala. Según cuentan las historias, años más tarde la reina Jinga envenenaría a su hermano para hacerse con el control total del reino. Sin embargo, después de tomar el poder las relaciones con los portugueses se enfriaron, teniendo que exiliarse de su tierra. La reina, junto a su séquito, se trasladaron al este formando varias alianzas por el camino. Finalmente, se hizo con el trono del reino Matamba. Mientras que mantenía buena relación con los holandeses durante su ocupación entre 1641 y 1648. Después de la expulsión de los holandeses, la reina Nzinga volvió a pactar con los portugueses. Este pacto aseguró su reinado hasta su muerte en 1663. A pesar de sus continuas relaciones y alianzas con los europeos, fue considerada la única soberana que nunca se rindió ante los colonialistas.

Después del fallecimiento de la reina, su sucesor intentaría reducir la presencia portuguesa en la zona. Sin embargo, estos se anticiparon apoyando al candidato al trono que defendería sus intereses, Kanini, que ansiaba hacerse con el vecino Reino de Kasanje, habitado por los Mbundu y cuyo poder ostentaban los Imbangala. Cuando finalmente obtuvo el poder, Kanini dirigió a su ejército hacia Kasanje en el peor momento posible, pues el Reino se encontraba sumido en el por una crisis provocada por la sucesión al trono. Sin embargo, la toma de Kasanje rivalizaba con los intereses portugueses, pues era su principal proveedor de esclavos. Para evitar el avance de Kanini, los portugueses enviaron una expedición militar, sin mucho éxito, ya que fueron asaltados por las tropas de Kanini, aunque este moriría poco después de una herida en combate. Mientras tanto, en 1683 Portugal intento negociar con la nueva reina de Matamba para frenar la expansión del Reino Kasanje, aunque sus verdaderas intenciones eran las de conquistas el territorio de los Kasanje para hacerse con el monopolio de la venta de esclavos.

Joao Matos etnias angola, pueblo Yaka Angola, los Himba en Angola

El pueblo de los Yaka

Los Yaka, pueblo vecino de los Suku y los Nkanu, se localiza en el extremo norte central de la región de Angola. Mientras que en la República podemos encontrarlos en la zona de Bandundu.

Poseen una rica tradición oral, compartida con los Suku, y ambos originarios de la secesión del Reino Kongo en el siglo XVI en Lunda. Después de la expansión Lunda y la formación del Reino Inbangala hizo que todos los pueblos que habitaban la región del río Kwango fueran sometidos a la nueva monarquía, entre ellos, los pueblos Yaka y Suku. Finalmente, tras la caída del imperio Lunda-Chokwe en el siglo XIX, obtendrían su independencia hasta la llegada de los colonialistas europeos.

Su economía se basa principalmente en la caza y la agricultura. Los Yaka utilizan la habilidad de perros cazadores para olfatear presas y la presencia de brujas, muy temidas en la región por la tradición popular. Los hombres Yaka se ocupan de la caza, mientras que las mujeres se dedican a la agricultura de yuca, lentejas, cacahuetes y patata. Las mujeres también cumplen la función de recolectoras y pescadoras.

Los Yaka tienen una sociedad organizada en la que cada comunidad cuenta con un jefe local, descendiente directo del propietario de las tierras. También veneran la labor de sus médicos-adivinos, que gozan de bastante poder dentro de su cultura gracias a sus técnicas curativas.

La religión es uno de los factores más importantes dentro del mundo Yombe. Su deidad, el Ndzambyaphuungu es el responsable de toda la vida en la tierra, de la muerte y de los misterios de la naturaleza. No existe ninguna práctica cómo tal para venerar a esta deidad. Sus festivales religiosos se dirigen a honrar a sus antepasados. Por ejemplo, la muerte de un superior se hace con una celebración pública en la que se ofrecen regalos al recién fallecido en un claro del bosque, vedado durante la ocasión para mujeres y personas de fuera de la tribu.

Los Yaka le dan especial importancia a la adivinación del futuro. También existe la creencia de que los poderes de sanación del ngaanga dependen de su conocimiento sobre el espíritu enfadado que provocó la enfermedad. Otro factor importante de su cultura religiosa es la práctica de la circuncisión, conocida como mukanda, nzolongo o nkhanda. Es uno de los principales rituales para el hombre Yaka, y consiste en enseñar a los jóvenes que se someterán a esta práctica sus responsabilidades y deberes durante su vida adulta, al final, se quema el campamento de instrucción a las afueras del pueblo para pasar al ritual. Tras cumplir con este, comienza una ceremonia con cantos, bailes y máscaras.

Joao Matos etnias angola, pueblo Yaka Angola, los Himba en Angola

Los Himba

Los Himba, también conocidos como Simba o Chimba en Angola, son un pueblo de pastores que se aisló de su grupo étnico original en el siglo XIX. Se piensa que llegaron a su territorio en el año 1650.

Son un pueblo nómada dedicado a la ganadería y la agricultura de subsistencia, cuyo principal producto es el maíz. Al mantenerse cómo seminómadas, los Himba se desplazan en busca de nuevos pastos para alimentar al ganado, trasladando consigo todo su campamento.

Los Himba habitan en la región suroccidental de Angola, y en el extremo noroccidental de Namibia, donde conviven con los pueblos Kwañama y Herero. Los Himba emigraron con sus manadas de vacas a través de Zambia y Angola para asentarse en el río Kunene, frontera entre Zambia y Angola. Se establecieron en la zona de Kaokoland, hacia el sur, donde encontraron a los Nama. Años más tarde, varias etnias rivales robaron varias vacas Herero y les obligaron a huir hacia el norte. En el siglo XIX los Herero tuvieron que dejar sus tierras por la dura represión alemana. Estas fueron aprovechadas más tarde por los Himba en 1920, recuperando parte de sus tierras pérdidas.

Los Himba cultivaron maíz en sus tierras y recuperaron parte de su ganado. Más tarde serían sacudidos por la política. En 1980, la sequía provoco la muerte de numerosas cabezas de ganado, que continuaron reduciéndose hasta una década después, debido a las guerras que se estaban librando en la región fronteriza.

Su sociedad es bien conocida en la actualidad gracias al turismo y los documentales. Su estilo de vida humilde y tradicional les ha convertido en focos de atención para las cámaras en la región de Kunene. Poseen un sistema matrilinial y patrilinial basado en el parentesco.

Los Himba son retratados cómo personas altas, de complexión delgada y cuerpos fibrosos. Su vestimenta la aporta su ganado, además, también recubren sus cuerpos con barro rojo para protegerse de las inclemencias del tiempo. Las mujeres Himba adornan su vestimenta con extraños peinados y abalorios, además de collares o pulseras de distinta composición, siendo utilizadas también por hombres y niños.

Gracias al turismo y la atención mediática, los Himba han obtenido un mayor beneficio de su artesanía. Al ser un pueblo seminómada, sus casas son fabricadas con una estructura simple de hojas, barro, estiércol y ramas. Estas viviendas casi portátiles les facilitan el trabajo para trasladas su vivienda en la búsqueda de nuevos pastos para el ganado.

En 1990 se produjo la independencia de Namibia, afectando también a los Himba, que pudieron abrir comercios en la zona, lo que atrajo una gran cantidad de turistas. Su nueva fama y el contacto constante con gente de otros países influencio en su cultura tradicional, adaptándose a costumbres más modernos, sin embargo, siguen conservando sus viejas tradiciones.

Joao Matos etnias angola, pueblo Yaka Angola, los Himba en Angola
Compartir en facebook Compartir en twitter

Descubre la historia más antigua de Angola, además de la más moderna con la ayuda de Joao Baptista Matos. Joao Matos, firme defensor de la cultura angoleña, nos muestra información clave para entender toda la historia y los valores tradicionales de su pueblo.